“Cuba: el estallido social como crimen político”

Las acciones decididamente antidemocráticas de la dirigencia cubana, ejercida por el aparato totalitario del partido-estado en nombre del “SOCIALISMO” contra ciudadanos de todo pelo y color, es inteligentemente diseccionada en la nota que les invito a leer. 

Por supuesto que los partidarios del  burocratismo reaccionario histórico, la izquierda vergonzante que ha destruido, en los hechos, toda posibilidad de oposición a la tiranía del capital y que lleva su existencia completa mirando los cementerios construidos por el enemigo pero nunca los suyos, no para de vilipendiar a la burguesía imperialista, la CIA y los EEUU, acusándoles de todo lo sucedido en Cuba, en el Mundo y en todo  el Universo, tanto en el conocido como en el que pueda llegar a descubrirse. 

Aquí, en España, resulta especialmente desolador comprobar que no sólo convergen en el asunto el clásico oportunismo antidemocrático, sino todo el arco pretendidamente alternativo: desde los “ecosocialistas” hasta los “animalistas”, pasando por los “decrecentistas” y los “pikoleros”  de todos los colores. 

He escrito sobre estos asuntos (¡y lo seguiré haciendo!), en más de una oportunidad. Siempre lo he hecho como comunista, condición que reivindico sin ambages y de manera radical, en tanto paradigma filosófico, ético y moral; premisa material, estadio sin Estado, utopía feliz, lugar de hermandad, en el que ames a tu prójimo como a ti mismo. 

—————–

“En Cuba existe, desde los años 90, un dispositivo jurídico de criminalización de la oposición política, como contrapartida de la enmienda Helms-Burton (1996) del Congreso de Estados Unidos, que reforzó el embargo comercial. La Ley de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba, o Ley 88, de 1999, aprobada por el parlamento de la isla, establece una serie de figuras delictivas a partir del posible respaldo a las sanciones económicas de Estados Unidos contra Cuba en que puedan incurrir los ciudadanos al ejercer sus derechos de expresión, reunión o manifestación”.

“La ley está pensada en un rango de discrecionalidad interpretativa tan amplio que una crítica al sistema político de partido único o al desempeño de un gobernante puede ser asumida como suscripción a la Ley Helms-Burton. Comúnmente llamada «Ley Mordaza», este mecanismo jurídico fue utilizado en los procesos contra 75 opositores pacíficos en la denominada «Primavera Negra» de 2003. Aunque muchos de aquellos opositores, especialmente los afiliados al Movimiento Cristiano de Liberación y varios medios de prensa independientes, se oponían públicamente al embargo comercial de Estados Unidos, fueron juzgados y encarcelados como cómplices de esa política punitiva por ejercer la crítica al gobierno”.

La nota completa, aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .