Contrastar siempre

Llevo tiempo suscripto al boletín de noticias de la AIE. Desde mi modesta interpretación, en quienes forman parte de la institución predomina un espíritu de exitismo superficial, en absoluto justificado. 

¿Qué me induce a sostener semejante cosa, pasando por alto lo que piensa el impresionante arsenal de especialistas de tan alto nivel en las áreas más destacadas?. Pues que exhiben, sin ningún matiz, que en el centro del fundamento teórico que informa sus previsiones respecto a recursos energéticos, materiales asociados y cierta planificación; dictando desde la primera hasta la última palabra, se encuentra la economía del dinero. 

¿Y qué tiene de malo tal cosa, podrían preguntarse varias (o muchas) personas? Pues que el llamado a la acción climática motivado por la búsqueda del lucro, es decir, por el impulso al enriquecimiento privado, sirve (¡y de qué manera!), para aumentar los beneficios y la riqueza privada, algo que se encuentra en radical oposición con la senda de desenvolvimiento en armonía que exige la preservación de condiciones básicas (¡y mínimas!) de la vida en la Tierra para las futuras generaciones.

Presento, a continuación, un resumen de algunas de las noticias sugeridas como material de lectura de esta semana.

“Es hora de hacer que la pobreza energética en África sea cosa del pasado”

Las energías renovables baratas ofrecen la clave para el acceso universal a la electricidad en África.

17 junio 2021

En todo el mundo, casi 800 millones de personas viven sin acceso a la electricidad, aproximadamente 600 millones de ellos en el África subsahariana. La Agencia Internacional de la Energía y la Unión Europea, por lo tanto, invitan a otros socios a unirse a nosotros para poner el acceso a la energía en el centro de la cooperación con África. Necesitamos ampliar el acceso a la electricidad a escala industrial para que las familias del África subsahariana puedan aspirar al mismo nivel de vida que las familias de otras partes del mundo. África es el lugar privilegiado del mundo para aprovechar la energía solar y ya está demostrando que es posible un camino más limpio.

Entre 2014 y 2019, 20 millones de personas al año en África obtuvieron acceso a la electricidad por primera vez, y gran parte de la creciente demanda fue satisfecha por instalaciones solares e hidroeléctricas cada vez más competitivas. El año pasado, aumentó el número de personas en África subsahariana sin acceso a la electricidad, por primera vez en siete años. Las barreras para la implementación de tecnologías solares y otras tecnologías renovables en África incluyen los costos iniciales de instalación. Estas dificultades ahora se ven agravadas por el daño económico causado por la pandemia de COVID-19, que dura mucho más en muchas economías en desarrollo de África y más allá.

Trabajaremos para aumentar el número de personas, empresas e industrias en África que tienen acceso a servicios energéticos asequibles, modernos y sostenibles. Una vez establecidas, las subvenciones, la asistencia técnica y otros instrumentos financieros respaldarán las inversiones en la generación de energía renovable y promoverán la eficiencia energética en África. Pero si queremos lograr que la pobreza energética sea una cosa del pasado en África, necesitamos que todo el mundo trabaje de forma concertada para poner fin a la financiación en el extranjero. energía del carbón, acelerar la cooperación para expandir la electricidad limpia en África y aumentar el apoyo financiero de las economías avanzadas.

“Seamos claros: el acceso a energías limpias va más allá de la acción climática. Las energías renovables son un buen negocio y una forma asequible de producir electricidad. Invertir en energía limpia es una estrategia completa para el desarrollo económico”.

*****************

“Los cuellos de botella que podrían limitar los recortes de emisiones”

“,,, las tres palas de fibra de carbono de una turbina eólica marina Haliade-X son más largas que la envergadura de cualquier avión de pasajeros jamás fabricado. El generador que transforma su rotación en energía requiere más de 100 potentes imanes hechos de metales exóticos e incalculables longitudes de cobre enrollado.

Con una capacidad planificada de 800 megavatios , Vineyard Wind por sí solo aumentaría la capacidad eólica marina de Estados Unidos en un factor de aproximadamente 25. Biden se ha fijado un objetivo de 30.000 MW de energía eólica marina para 2030, el equivalente a 37 proyectos de este tipo. Bernstein, una firma de investigación, estima que la capacidad eólica marina del mundo puede alcanzar los 254 GW para 2030, más de siete veces el nivel actual.

En Gran Bretaña, la prisa por obtener arrendamientos de energía eólica marina en febrero llevó a las empresas a pujar tanto por el privilegio que los rendimientos corren el riesgo de ser nulos. Se están produciendo auges similares en todo el mundo de las energías renovables y la fabricación de vehículos eléctricos.

Se están desatando luchas por los permisos para nuevas minas, parques eólicos y solares. Con ese fin, la mayoría de las grandes economías se han comprometido ahora con emisiones «netas cero», un estado teórico en el que la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos se corresponde con la cantidad absorbida por «sumideros» naturales y artificiales, a mediados de siglo. 

El despliegue de tecnologías renovables ya es, según los estándares del pasado, un éxito notable. En 2019, la capacidad solar instalada fue casi 15 veces mayor que en 2010; para la energía eólica, que se inició antes, la cifra fue 3.4 veces más modesta pero aún impresionante. La creación de capacidad ha hecho bajar los precios, lo que hace que la capacidad sea más asequible y hace que los precios bajen aún más. Durante la última década, los “costos nivelados” de la energía solar, eólica marina y eólica terrestre, cifras que tienen en cuenta la inversión inicial en equipos y construcción, financiación y mantenimiento, se redujeron en un 83%, 62% y 58% respectivamente, según Bloomberg nef. , un grupo de investigación. Dos tercios de la humanidad vive ahora en países donde la energía eólica y solar ofrecen la nueva capacidad de generación eléctrica más barata.

Sin embargo, para los estándares del futuro, esto es, si no insignificante, ciertamente insatisfactorio. Sin más intervenciones, dice Seb Henbest, economista jefe de Bloomberg nef , “la tasa natural de cambio es demasiado, demasiado lenta para lograr los objetivos climáticos”. En mayo, la Agencia Internacional de Energía ( aie ), un grupo intergubernamental fundado en la década de 1970 para proteger el acceso a los combustibles fósiles, publicó un informe sobre cómo abandonarlos que subrayó el mensaje de Henbest.

Al analizar las vías por las cuales el mundo podría llegar a cero neto para 2050, la aie confirmó que mucho de lo que se necesitaba a corto plazo podría hacerse con las tecnologías existentes. Con una rápida expansión de la generación renovable y los automóviles eléctricos a lo largo de la década de 2020, la electricidad y el transporte podrían representar más del 70% de la caída prevista de las emisiones relacionadas con la energía. Pero siguiendo este camino, el mundo de 2030 construirá parques eólicos y solares a aproximadamente cuatro veces el ritmo de 2020. El 60% de las compras de automóviles nuevos tendrían que ser eléctricos, en comparación con aproximadamente el 5% actual. La inversión anual en energía limpia, que ya está en su punto más alto, debería superar los 4 billones de dólares para 2030, tres veces su promedio de los últimos cinco años. Y el mercado de minerales clave necesarios para construir equipos de energía limpia se expandiría casi siete veces.

Hay un encanto etéreo en reemplazar los combustibles obtenidos de las profundidades de la Tierra con los poderes apenas corporales del sol y el viento. Pero hacerlo a escala aún requiere la extracción de millones de toneladas de materias primas. Las baterías dependen de cobalto, litio y níquel; el neodimio y otros elementos de tierras raras (que a pesar de su nombre no son necesariamente raros, aunque algunos lo son) hacen los imanes para generadores y motores eléctricos; las venas y arterias de la economía verde corren con cobre.

Las cadenas de suministro de las que depende todo esto plantean al menos dos grandes problemas. El primero es de concentración. La extracción y el procesamiento de minerales necesarios para las energías renovables está mucho más concentrada geográficamente que la extracción de petróleo y gas; eso debería ser preocupante para cualquiera que tenga una idea de cómo la distribución de combustibles fósiles ha influido en la historia y la geopolítica. Las empresas chinas controlan una gran parte de muchas cadenas de suministro de minerales cruciales y de los medios para fabricar baterías, un punto subrayado con ansiedad en una revisión de las cadenas de suministro críticas publicada por la Casa Blanca el 8 de junio”.

Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .