¡¡Por un deslinde histórico definitivo!!

Saben que sigo a Rolando Astarita desde siempre. Con acuerdos, diferencias y matices, me parece un tipo íntegro y esencialmente coherente, que dice lo que piensa le pese a quien le pese.

Y claro: no gusta y le pesa al 90 % de la autodenominada izquierda no reformista, restos de naufragio y desolación histórica; montón de escombros de los que siguen sirviéndose, en la práctica, los intereses antisocialistas. Aunque semejante afirmación les colme de ira y les resulte inadmisible e inexplicable a aquellos que sostienen, como virtud, lo que no ha sido más que una catástrofe.

De tal suerte que en sus dos o tres últimas entradas ha tenido que lidiar, Venezuela mediante, con la ceguera política convertida en fósil. Eruditos del discurso basado en que no hay crimen propio que no pueda, y, fundamentalmente, no deba ser justificado, les ha vuelto de mirada microscópica ante la debilidad del enemigo, en tanto resultan incapaces de advertir la luz del sol quemándoles la cara.

¿El libreto? La archiconocida y espuria práctica del negacionismo sistemático, la confusión deliberada y la mentira; remozado protocolo de mayor o menor nivel de sofisticación, que se vale ahora de la informática y sus bases de datos.

En verdad, la perpetuación, por otros medios, de los “Procesos de Moscú”, cumbre del más crudo cinismo en nombre del movimiento obrero y socialista, cantera del crimen político a diestra y siniestra.

Pero hay más que decir aún a costa de parecer confuso: la desestanilización, o el mismo perro con nombre de Nikita, no podría haber modificado la esencia de las cosas.¿Como iba a hacerlo, si la cosa en sí aún permanece vedada a la razón y ni siquiera es admitida por sus actuales valedores y protagonistas?

Para comprender la naturaleza de los “Procesos de Moscú” y sus sucedáneos, no hay que centrarse en la figura de Stalin, representante de una cosmovisión ampliamente compartida en el ceno de su organización política, los bolcheviques.

Ello impone un deslinde de terreno que no puede seguir postergándose indefinidamente. Semejante demarcación es una obligación ética para quienes seguimos considerando que, El Comunismo”, representa un proyecto de sociedad grandioso que merece ser salvado.

Salvarlo de toda la podredumbre, los crímenes, la mentira y el odio sistemático que han sembrado quienes le han representado en la práctica y continúan hablando en su nombre desde hace un siglo, puede que parezca imposible.

Sin embargo, de existir alguna posibilidad de reconstrucción de su ideal político y de su sustento ideológico, no habrá camino de redención que pueda eludir la condena, sin contemplaciones de ninguna naturaleza ni atenuantes de ningún tipo, que suponga la aceptación de la violación de los derechos humanos.

No sabemos si semejante proyecto podrá resurgir con alguna posibilidad de éxito, o si, por el contrario, se ha perdido para siempre. Pero nos consta que la predica socialista no será capaz de sobreponerse a la situación descripta, en tanto no termine de admitir que, hasta el presente, todos los intentos de superación del régimen del capital se han caracterizado por poseer una “distinción” que recorre, con diferentes niveles de intensidad y ciertas peculiaridades, el siglo entero: la abolición, lisa y llana, de la Democracia y los Derechos y Garantías Individuales.

Dicho en otros términos: el “Proyecto Comunista” debe establecer como su deber y fundamental obligación política, la salvaguarda y profundización de la Democracia, en tanto se empeña por superar, en el terreno del debate político democrático, determinadas formas de actividad y organización de la propiedad que representan, potencialmente, sino la garantía de su inevitable retroceso, la imposibilidad de su materialización definitiva; llegando a promover activamente, si fuera necesario, la defensa armada del Estado de Derecho ante los intentos de su desconocimiento.

**************

2 comentarios sobre “¡¡Por un deslinde histórico definitivo!!

  1. Buenos días. Sé que no es muy normal pero si pudiera indicarme cómo hacer llegar un mensaje a Daniel Gómez Cañete, de AEREN, le estaría muy agradecido. Envié un correo a daniel@aspo-spain.com pero parece que el dominio no existiese ya.
    Gracias anticipadas y un saludo desde Alcalá de Henares, España.
    Francisco Molina Tornero

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .