Facebook censura el blog Usted no se lo Cree | Usted no se lo cree

Queridos lectores, desde por lo menos principios de agosto, sin que FB haya dado señal alguna ni me haya consultado para nada, los usuarios que quieren, en sus perfiles, muros o páginas, enlazar a http://ustednoselocree.com, o a cualquiera de sus páginas, son advertidos de que eso no es posible porque este blog viola sus “normas comunitarias” (community standards) y/o que este blog emplea técnicas de spam. Esto último es desde luego totalmente falso, bullshit, pues los únicos correos que se emiten son los que advierten a los suscriptores de la publicación de un nuevo post, y por supuesto han explicitado su consentimiento para ello. Usted sabe perfectamente que todos los blogs con suscripción operan de la misma manera. Y lo de los estándares está por ver, pues ya me gustaría saber qué estándar de las narices resulta que este blog no cumple cuando el rigor y la sólida fundamentación argumental han sido sus principales guías desde el primer momento.

¡Eso es peor de lo esperado! “Facebook no quiere que usted se lo crea”, se ha apuntado irónicamente.

El día 8 de agosto tuve conocimiento de esta circunstancia, que pude comprobar por mí mismo. Desde entonces me consta que una buena cantidad de usuarios han hecho llegar sus quejas a los administradores, sin que se haya producido reacción alguna. Hasta hoy, silencio total.

Otro de los mensajes que presenta al intentar enlazar

La primera iniciativa de contacto con los administradores , previa incluso a mi conocimiento de los hechos, corrió a cargo de Antonio Turiel “desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)” mediante este texto en su muro – que agradezco infinito – y que envió también directamente a los administradores de esa red social. Yo hice lo propio poco después, publicando asimismo en la página homónima de Facebook mi propia reclamación (que reproduzco también más abajo junto a la de Turiel por si fallara en algún momento).

Eso no es todo. En realidad me movía ya poco por Facebook (salvo en las últimas semanas, claro), porque le tenía manía al haber comprobado cómo, mediante distintas argucias, se promocionaba activamente el negacionismo climático. Acudía muy pocas veces al mes, si alguna, y casi siempre solo a felicitar cumpleaños de conocid@s estimables. Solo muy ocasionalmente republicaba  algo relacionado con el clima procedente de otros muros; estoy (solo un poco) más cómodo en Twitter .

Y otro. No hay criterio aparente, tan pronto sale uno como otro. La cuestión es desprestigiar

Esa página homónima de FB estaba, eso sí, conectada con el editor de WordPress mediante la función que éste ofrece para que, al publicar un post en este blog, sea automáticamente publicado en FB (y además se emita un tuit). Ahora, el enlace con WordPress ha dejado de funcionar. Insisto: no me refiero a mi perfil personal, sino a la página homónima de este blog. Pues bien: todas las publicaciones de esa página que enlazaban con los post de ustednoselocree.com publicadas durante más de 10 años han desaparecido, quedando solo esas pocas republicaciones. Es de suponer que habrá ocurrido lo mismo con las de otros usuarios o foros que han tenido a bien enlazar hacia aquí en algún momento. Pero si algún usuario quiere enlazar ahora … no puede. ¡Alerta! ¡Infracción de estándares! ¡Spam!

Durante este diálogo con Antonio Turiel del día 8 de agosto se produjeron interferencias desde la organización

La cosa tiene más delito todavía. Cuando ese 8 de agosto se estableció un diálogo público al respecto en uno de los foros de FB, los comentarios que yo iba insertando desaparecían a los pocos segundos, y volvían a aparecer – o no. Lo mismo le ocurría a Antonio Turiel, con quien estaba hablando en ese momento. Estaba claro que nos estaban observando en directo, y en directo nos estaban censurando – o no. Aparecían erráticos porque no sabían qué quitar y qué dejar; me imagino el papelón de los ejecutores. Eso hizo que decidiéramos dejar de comunicarnos por ahí, y en el plano personal prescindimos de WhatsApp, pues son la misma empresa y supusimos que por esa vía también nos podrían estar espiando. Telegram es ahora la opción alternativa, y me dispongo a ir retirándome de WhatsApp en favor de esta última opción, por ahora mucho más segura y flexible.

El geólogo navarro Antonio Aretxabala, también muy activo en las redes y de apodo “El Txakras” en FB, tuvo a bien reproducir mi reclamación en su muro. Ah, pero dos días más tarde esa republicación desapareció súbitamente. Y si usted ha experimentado problemas de lentitud exasperante al cargar esa mi página de FB, como ocurría por lo menos en  esos primeros días, sepa que esta técnica forma también parte de las maneras de desincentivar las visitas a contenidos incómodos que emplea esa organización. Desde entonces todo parece haber quedado a cargo del software, a pesar de las innumerables quejas de decenas de usuarios, que me constan y agradezco en gran medida pero que, como era previsible, no han surtido, hasta hoy, efecto alguno.

Cuando intenté publicar la reclamación que momentos antes había remitido directamente a la organización observé que la censura abarcaba tanto a la URL raíz con el http como a la sola palabra ‘ustednoselocree’, incluso a la secuencia ‘usted no se lo cree’ – y terminé poniendo bla bla bla – aunque algunos usuarios me han referido recientemente menos restricciones. Al parecer pueden emplearse rodeos y astucias como intercalar algo, por ejemplo un guion bajo, advirtiendo a continuación de que hay que quitarlo para pegarlo en el navegador y acceder a este blog. Vale, pero está claro que son argucias que desincentivan a muchos usuarios, desde luego a los más fugaces, aquellos que eventualmente podrían ampliar la audiencia regular.

¿Y eso por qué?

Facebook, en alguno de los mensajes que presenta en el intento de enlazar (que no siempre es el mismo), afirma que mi blog contiene “información no veraz”. En mi reclamación inatendida les he solicitado que me indiquen cuál es esa o esas informaciones, pues cabría suponer que los censores se han informado adecuadamente y podrían señalarme los errores para, llegado el caso, corregirlos. Pedro Prieto con su ironía de siempre se mofaba de que los censores fueran a saber más de cambio climático que yo. De alguna manera les he devuelto la pelota. Pero nada. Nadie al aparato. Hasta hoy, silencio.

Así pues, dado que la cuestión científica no parece – ni puede – estar en el origen de esta situación (nótese que la reclamación de Antonio Turiel lo es además en tanto que CSIC) he intentado, y debatido con amigos, cuál o cuáles pueden ser las causas de esta censura. El hecho de que el nombre de este blog pueda sugerir algo magufo ha quedado descartado – si acaso sería el guiño que sugiere y su facilidad para ser recordado lo que debe molestarles. Tampoco es el único blog del mundo que proclama que el cambio climático es peor que lo esperado y que el IPCC se queda corto o muy corto (aunque quizás sí con el detalle, documentación  y causación con que yo lo refiero). Incluso hay un grupo en Facebook denominado Faster than Previously Expected, con un número de seguidores nada desdeñable.

¿Podría haber sido el inefable negacionista plazaeme, con sus acólitos del Juan de Mariana y afines, orquestando una campaña de denuncia del blog? De esta gente se puede esperar cualquier cosa. De ser así parecería que fuera solo asunto del software, que bloquea temporalmente un sitio web en caso de muchos desagrados reportados en poco tiempo. Sin embargo, la cantidad de mensajes dirigidos a FB por decenas o centenares de usuarios señalando lo inadecuado de la censura, junto al tiempo transcurrido sin una mínima explicación, excluyen a mi parecer esta posibilidad.

Pero… ¿y el hecho de que el último post previo al bloqueo asociara pandemia y colapso… ¿no será anatema para los powers-that-be (no sólo Facebook)? Podría haber sido el primero o de los primeros en señalarlo, pero desde luego tampoco he sido el único, y no me consta que haya habido otros bloqueos por esta causa. Sigo en todo caso a la espera de alguna señal.

Bloqueo al blog de Gaia Vince reportado por un usuario, cuyo nombre lamento no haber registrado

Un poco más todavía. Facebook tiene también bloqueado, según supe después, el blog ‘Wandering Gaia, Dispatches from the Anthropocene’, de Gaia Vince. Gaia es la periodista que, bien documentada por climatólogos del más alto nivel, publicó en New Scientist en 2009 y el The Guardian en 2019 los ejercicios sobre cómo sería un mundo +4ºC más caliente en 2060 que pudiera albergar a 10.000 millones de personas. Lo hizo en base a los informes del Met Office británico a los que me referí aquí ya en 2010 y en charlas y hace poco también aquí. Vince es una persona muy relevante en comunicación científica. Ha sido responsable de la sección de noticias de Nature y de New Scientist online, y actualmente escribe para Science, The Guardian y BBC online. Censurarla a ella tiene, una vez más, mucho delito.

Censura ideológica y aviso a navegantes

En todas estas cuestiones de crisis climática , crisis energético-financiera, crisis civilizatoria, colapso y demás es posible discernir la existencia de cinco tipos de narrativas, enfoques, puntos de vista, perspectivas, relatos como se les llama ahora. Son, a mi entender, las siguientes:

  1. No pasa nada, o nada grave. Siempre ha habido catastrofistas que anunciaban el fin del mundo
  2. Pasa algo importante solo en el terreno climático, pero se están tomando medidas y se resolverá mediante mecanismos de mercado
  3. Pasa algo realmente serio en el terreno climático pero en el energético hay alternativas técnicas: es preciso un “Green New Deal” que lo resolverá a tiempo, total o parcialmente, a través de tecnologías todavía por idear y desarrollar
  4. Pasa algo verdaderamente grave con riesgo civilizatorio inminente tanto en el terreno climático como en el energético (con sus derivadas financieras y de seguridad alimentaria mundial). El tiempo para las acciones incrementales se ha agotado ya.
  5. El colapso civilizatorio ya se ha iniciado al haber chocado hace ya tiempo con los límites físicos y biológicos de la Tierra. La crisis es existencial. Nadie está verdaderamente a salvo. La aparición del Covid-19 está acelerando el proceso.

Entenderá usted que las tres primeras ópticas permiten mantener el status quo con un nivel de ajuste variable; las dos últimas llevan inexorablemente a la alteración del status quo, a saber, a la redistribución radical de poder y riqueza. No hay respuestas válidas en el marco del status quo; este, con su necesidad de crecimiento permanente, es el verdadero problema. Por tanto, es imperativo decrecer de forma gestionada y muy rápidamente – si es que eso fuera posible. De no hacerlo, las leyes físicas nos obligarán en cualquier caso a ello con una brutalidad inmisericorde.

Los lectores asiduos saben que este blog se sitúa en algún lugar entre los puntos 4 y 5.  Concluyo pues que esta censura, querido lector, es una censura ideológica de la tendencia neototalizante de Facebook (y compañía) cuyo objetivo es controlar el relato de cara a los tiempos que se avecinan, que ya no están tras el horizonte sino bien a la vista de quien quiera aproximarse a estas cuestiones sin prejuicios.

Las redes sociales son las nuevas herramientas para el control de subjetividades de la población. “Thus far and no further”, decía Noam Chomsky, teórico del control de los medios de comunicación por los powers-that-be, apuntando a lo que está permitido informar y debatir y lo que no, y a lo que les ocurre a quienes osan atravesar la línea y alcanzan demasiado eco. Hace ya tiempo que actúan en esta clave, pero parece que ahora ya lo hacen sin complejo alguno. Esto podría significar que la próxima vuelta de tuerca sea ya la activación de represalias, vía la lawfare que ya comenzamos a conocer, o las que sea.

Es, también, un aviso a navegantes. La única narrativa climática permitida no debe cuestionar el crecimiento económico. El límite establecido por los powers-that-be para el discurso y el debate público es el ahora denominado Green New Deal, versión solo nominalmente actualizada del ya desgastado mantra-oxímoron ‘crecimiento sostenible’ de los 80-90, que solo ha servido para retrasar cualquier acción significativa durante las últimas 3-4 décadas, decisivas como eran. En ninguna de sus versiones este GND niega el crecimiento económico, raíz del problema al parecer de tanta gente ya, y en la mayoría lo promueve activamente.

Si los poderes (privados) actúan de esta forma es porque saben que algo van a conseguir. Siempre habrá gente que ponga en duda los contenidos del blog a partir del momento en que vean que no cumplo “normas comunitarias” (cosa muy fea) o que hago “spam” (cosa también muy fea, desde luego en Europa donde esto es denunciable). No solo censuran una información legítima y muy bien documentada; también siembran dudas sobre la legitimidad de este blog y sobre el rigor y la competencia de su autor – que es, con mucho, lo que más me duele. Estos censores son auténticos “mercaderes de la duda”, según celebrada expresión – y título de libro – de la historiadora de la ciencia Naomi Oreskes.

Con todo, el “efecto Streisand”, según el cual la censura consigue el efecto contrario al pretendido al convertirse en un efecto llamada, ya se ha ido manifestando. A pesar de la agostidad en que ha transcurrido el incidente, el número de suscriptores a este blog casi se ha duplicado (en poco menos de un mes este blog ha recibido casi tantos suscriptores ¡como en sus 12 años de existencia!). En cambio, las peticiones de amistad en Facebook son otro cantar. Se cuentan ya por muchos centenares, quizás más de un millar. Los acepto sin filtro alguno por falta de tiempo para discriminar y para intentar que hoy puedan leer este escrito, pero son muy extraños – y también sospechosos. Es una legión de gente de todo el mundo. Unos me ofrecen grandes cantidades de dinero en condiciones (en apariencia) increíblemente favorables; otr@s sexo en distintas y hasta graciosas variedades. Los que se dirigen activamente a mi por messenger con estas actitudes los desamigo inmediatamente. Lo mismo hago, con mayor inquina si cabe, con quienes tienen la osadía de llamarme por teléfono FB sin cita previa, a cualquier hora del día o de la noche.

¿Cómo ha llegado toda esa gente hasta mí, ahora, súbitamente? ¿Por qué llegan a grandes salvas, y no más o menos regularmente? Casualidad no parece… ¿Será una trampa?

Pero cuidado que todavía hay más.

Quien aparentemente fuera el primero en detectar y denunciar la censura a UnslC el día antes de que yo me enterara fue Anonymus España. Pues bien: al día siguiente se encontró con un hachazo que le suprimió nada menos que 360.000 seguidores, dejándoles solamente con unas pocas decenas. Ellos lo achacaron precisamente a ese anuncio. Intenté ponerme en contacto con ellos a través de Twitter, pero no obtuve respuesta.

Algún internauta cuyo nombre no registré afirmó con aparente seguridad que en realidad Anonymus España no es otra cosa que la policía española localizando independentistas catalanes, cosa que no me resulta nada inverosímil a la vista del errático papel que esta organización aparentó alrededor del 1-O, aunque desde luego no puedo afirmar nada concluyente. Pero ciertamente, si Facebook se enfrenta a Anonymous de esta forma salvaje, es que debe tener muy bien calculado que no está corriendo riesgos inasumibles. Y por ahora, hasta donde yo sé, pasado casi un mes no ha ocurrido nada destacable.

El fascismo de Facebook

De modo que ya lo sabe. Si usted no es todavía suscriptor y le interesan estos asuntos por favor suscríbase mientras dure. Mejor por correo que por RSS, pues de ese modo su número quedará reflejado aquí arriba a la derecha. Y ya le agradezco por adelantado todas las acciones que pueda usted llevar a cabo para dar a conocer y denunciar este asunto. He esperado a darlo a conocer para contrarrestar la agostidad, y que pudiera tener ahora más eco que durante el período vacacional del hemisferio norte. Aunque no vamos a quedarnos solamente en esta simple y humilde denuncia.

Al “fascismo de Facebook” se refiere Harald Welzer en su excelente obra de 2017 “Pensar por sí mismo. Instrucciones para la resistencia” (pág. 181). Fascismo como criminalización y silenciación de la disidencia, previos a su eventual liquidación si fuera preciso.

Y dado que con el fascismo no se negocia, sino que se le combate, algo habrá que hacer para contrarrestar estas incipientes muestras de autoritarismo informativo que han comenzado en los muros de Facebook. Ay, los muros… ¡Break down the wall!

Presumiblemente ocurrirán cosas interesantes a corto plazo. Por favor, estén atentos.

Anexos:

Apoyos de la comunidad del clima en respuesta a la censura de este blog en Facebook

Texto enviado a Facebook el día 08/08/2020 y publicado en la página ustednoselocree de Facebook (donde se reproducen los post del blog o se enlaza al mismo) que no ha merecido respuesta hasta hoy.

Buenas tardes,

A través de distintos canales he tenido conocimiento de que Facebook ha bloqueado la publicación de los enlaces al blog ‘bla bla bla’, considerado por muchos, y por buena parte de la comunidad científica, la principal referencia en lengua española en la divulgación del cambio climático y las consecuencias de la crisis energética. En algunos momentos tampoco ha sido posible acceder a la página de FB ‘bla bla bla’- aunque yo sí puedo hacerlo pero con un gran tiempo de espera, claramente desincentivador de la visita si eso les ocurre también a los usuarios. Por lo demás, todos los post de esta página que enlazaban a ‘usted no se lo cree’ han desaparecido de ese timeline.

Esta situación se ha producido de forma súbita y sin que yo haya recibido apercibimiento o requerimiento alguno por su parte.

Además, hoy, al insertar comentarios (entiendo que muy correctos, por otra parte) en ciertos hilos donde se trataba esta cuestión,  éstos resultaban aparentemente censurados pues desaparecían a los pocos segundos de ser publicados. Algún otro usuario ha referido también un comportamiento errático en sus comentarios. Puedo demostrar estos extremos mediante distintas capturas de pantalla.

Finalmente, y aunque no lo haya podido verificar personalmente, algunos usuarios me han señalado que uno de los mensajes que aparece al intentar enlazar al blog Usted no se lo Cree reza “Información no veraz” como motivo por el que mi blog no se ajusta a la normativa de Facebook a la que denomina ‘Community Standards’.

En este sentido les ruego que, más allá de las cuestiones de opinión – protegidas éstas por la libertad de expresión que sin duda ustedes defienden – me indiquen qué información o informaciones no veraces o factuales contiene el blog o alguno de sus más de 260 entradas a modo de capítulos de libro de extensión media. Y ello con el fin de, eventualmente, poderlas corregir, pues el rigor y el respeto a la verdad científica ha sido siempre la primera guía de este autor.

También podría tratarse de un error de precipitación debido – tal vez – a distintas denuncias emitidas por trolls o personajes u organizaciones negacionistas. Cosa que estimo, en primera aproximación, la más probable.

En cualquiera de los casos, entiendo que se trata de un malentendido y confío que la reversión del bloqueo va a tener lugar lo antes posible. Les ruego asimismo me informen de la fecha y la hora en que fue implementada esa restricción.

Gracias por su atención. Quedo pues a la espera de sus noticias.

Ferran Puig Vilar

PS1. Publico esto en el timeline a la vista de que Facebook no ha emitido acuse de recibo alguno de este texto, enviado ayer tarde al “Help & Support”.

PS2. El blog ‘bla bla bla’, con punto com, es el que corresponde al nombre de esta página. Si inserto su nombre real la publicación resulta bloqueada.

Texto de Antonio Turiel enviado a Facebook y publicado en su muro el día 08/08/2020

Estimados Sres.:

Me llamo Antonio Turiel. Soy un científico del CSIC que trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, y muy activo en temas de divulgación sobre sostenibilidad y Cambio Climático.

Algunos amigos me han hecho notar, y yo mismo he podido comprobar, que actualmente Facebook no permite enlazar artículos del blog “Usted no se lo cree”. Estamos hablando de una página decana en lengua española en temas de Cambio Climático, que es un ejemplo de rigor y documentación. El responsable de esta página. el Sr. Ferran Puig Vilar, es un ingeniero con muchos años de formación, ex-presidente de la Asociación de Prensa Profesional y ganador del 1r Premio de la Fundación Biodiversidad en la categoría de comunicación del cambio climático en el año 2010 justamente por este blog que Vds. ahora tienen bloqueado.

Deben comprender la perplejidad y extrañeza que ha causado este bloqueo, motivado probablemente por las denuncias de algunas personas a las que la comunicación del Cambio Climático no les gusta por motivos oscuros. Lo que resulta desconcertante es que Facebook, sobre la base de unas denuncias arbitrarias, decida sin más bloquear la principal página de divulgación sobre Cambio Climático en español.

La cuestión del Cambio Climático es extremadamente sensible para nuestra sociedad, y quiero entender que Facebook ha simplemente cometido un error en este caso que espero que rectifiquen en breve. Estaré pendiente de la evolución de este caso, que como Vds. pueden comprender seguimos con mucha preocupación desde el CSIC.

Atentamente,
Antonio Turiel
Investigador Científico del CSIC

Origen: Facebook censura el blog Usted no se lo Cree | Usted no se lo cree

******************************************************************************

DL: llevo años leyendo a Ferran P. Vilar. Un tipo comprometido y serio. Y no me extraña lo que le sucede. Hace años dejé la cuenta personal de facebook. No sé si se tratará de algo dirigido deliberadamente a su blog, aunque no le falten ganas al leer lo que predica regularmente. Lo digo por la leyenda que aparece, me cuentan, al pretender adherir y difundir su nota .

Abrazo y salud, Ferrand.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .